Stop Motion

El Stop Motion es una técnica de animación muy interesante para incorporarla en nuestras aulas. Con ella podemos simular el movimiento de objetos estáticos a través de una sucesión de imágenes. Esta ilusión se basa en la persistencia de la visión, descubierta por Joseph Plateau en 1829: una imagen permanece en la retina humana una décima de segundo antes de desaparecer por completo. Por eso, cada segundo de animación tiene 24 fotogramas, aunque también se puede realizar con sólo 12.

Esta técnica se remonta a finales del s. XIX y uno de sus pioneros fue el español Segundo de Chomón, que utilizó el Stop Motion en su película "El hotel eléctrico" (1908). Hoy en día se utiliza mucho en publicidad, series, videoclips y cine.

Para realizar nuestra propia animación en Stop Motion sólo necesitamos una cámara de fotos y un programa de edición de vídeo. Los objetos estáticos pueden ser muñecos maleables (plastilina, arcilla), objetos sólidos o, incluso, personas (lo que se conoce como pixilación). Debemos tener en cuenta que en cada toma debe haber una ligera modificación de la posición del objeto para que la animación sea fluida, pero debemos tener cuidado porque se trata de una técnica progresiva de rodaje que no permite dar marcha atrás.

Lejos de lo que muchos podríamos pensar, los proyectos educativos con esta técnica van más allá de las asignaturas de plástica y arte. La animación puede mejorar la comprensión de conceptos complicados en cualquier materia, utilizando animaciones ya creadas o motivando a nuestros alumnos a crear las suyas.

Si quieres experimentaren tu aula esta técnica te proponemos una serie de blogs que te ayudaran a adentrarte en ella: Cero en conducta, Pixel y Dixel, Computerhoy, Blog de cine, La sombra producciones, Stop Motion Now, Alumbra aqui o La magia del Stop Motion.

Imagen de Pioneer Library System