INSTRUCCIONES (Etiquetas, CATEGORÍAS)

  • Noticias                        NOTICIAS, General
  • Bibliotecas                   Destacados, BIBLIOTECAS ESCOLARES, Normativas, Informes, Recursos, Formación, Sello de Buenas Prácticas
  • Formación                   Activos, FORMACIÓN, Cursos                                           
  • Observatorio               Destacados, OBSERVATORIO, Novedades, Informes, Estadísticas
  • Mapa de Lectura         MAPA de LECTURA, España, Europa, América, Andalucía, Aragón, ...
  • Buenas Prácticas       Destacados, BUENAS PRÁCTICAS, Nivel Educativo, Primaria, ESO, Bachillerato, Bibliotecas, Proyectos Colaborativos, Otros Ámbitos
  • Recursos                    Calcular, Comprender, Crear, Escribir, Hablar, Investigar, Navegar, Saber Mirar
¿Por qué, a cierta edad, hay chavales que leen menos?
Adolescentes

Si hablamos de chicos y chicas aficionados a la lectura que a partir de cierto momento han dejado de leer, habrá que preguntarse qué ha cambiado: los intereses, los amigos, la organización de su tiempo, la cantidad de actividades fuera del horario escolar, las condiciones para la lectura... Puede suceder también que nosotros mismos hayamos dejado de apoyarles pensando que su hábito estaba suficientemente asentado.

En estos casos es importante indagar qué es lo que les puede apartar de la lectura y plantearse qué hacer en cada situación. Se proponen algunas reflexiones que pueden ayudar a comprender este problema:

  • El esfuerzo que requiere la lectura y la posible falta de competencia para abordar textos más complejos. Para disfrutar de la lectura hay que poder leer sin que el esfuerzo puesto en la actividad sea superior al placer que nos proporciona. A medida que nuestros hijos crecen, los libros les proponen nuevos retos como lectores para los que no siempre están formados: la trama se complica, las formas lingüísticas son más complejas... Hay ocasiones en que los niños o los jóvenes no están preparados para abordar la lectura de ciertos textos aunque, en principio, estos parecieran adecuados para su edad. En estos casos, no pueden disfrutar con la lectura porque el esfuerzo que esta les exige es demasiado grande.
  • La aparición de nuevos intereses. A ciertas edades, los chicos y las chicas tienen intereses que consumen buena parte de su tiempo y que, si no están bien enfocados, pueden apartarles de la lectura: la televisión, los juegos electrónicos, los amigos... Los jóvenes están muy interesados en la socialización en su grupo de amigos y les gusta compartir las mismas aficiones. Pero para aficionarse a la lectura, hay que descubrir el placer de enfrentarse a una historia en solitario. Si la lectura no forma parte de las preferencias del grupo de amigos, será más difícil afrontar su desinterés.
  • El exceso de actividades fuera de la escuela o del instituto: idiomas, deportes, danza, informática... Hay familias que conceden mucha importancia a ofrecer a sus hijos una formación muy completa que les garantice un buen futuro. Pero no somos suficientemente conscientes de que la lectura es la mejor garantía de su futuro: leer para disfrutar y para disponer de un horizonte cultural amplio; leer para estar informados y para aprender las habilidades necesarias para seguir aprendiendo por sí solos. Tengamos en cuenta que el excesivo cansancio físico o mental provocado por estas otras actividades puede apartarles de la lectura.
  • Simplemente, no les gusta leer. En ocasiones, las aficiones que han ido desarrollando los niños y los jóvenes no les hacen inclinarse hacia la lectura. Prefieren el movimiento, o la actividad física, o la visión del televisor, o los juegos del ordenador. No han sabido descubrir la emoción de la lectura, y eligen cualquier otra actividad que no sea una relación placentera con los libros.

En todos estos casos, no hay que abandonar: debemos seguir probando con las numerosas sugerencias contenidas en esta Guía; no todas serán igualmente eficaces, pero alguna de ellas puede dar algún resultado.