INSTRUCCIONES (Etiquetas, CATEGORÍAS)

  • Noticias                        NOTICIAS, General
  • Bibliotecas                   Destacados, BIBLIOTECAS ESCOLARES, Normativas, Informes, Recursos, Formación, Sello de Buenas Prácticas
  • Formación                   Activos, FORMACIÓN, Cursos                                           
  • Observatorio               Destacados, OBSERVATORIO, Novedades, Informes, Estadísticas
  • Mapa de Lectura         MAPA de LECTURA, España, Europa, América, Andalucía, Aragón, ...
  • Buenas Prácticas       Destacados, BUENAS PRÁCTICAS, Nivel Educativo, Primaria, ESO, Bachillerato, Bibliotecas, Proyectos Colaborativos, Otros Ámbitos
  • Recursos                    Calcular, Comprender, Crear, Escribir, Hablar, Investigar, Navegar, Saber Mirar
Estimular, alentar
Estimular, alentar

Cualquier situación puede proporcionar motivos para llegar a los libros. Dejemos siempre libros apetecibles al alcance de nuestros hijos. Cualquier acontecimiento o experiencia familiar puede servir para acercar los libros a nuestros hijos.

Podemos buscar numerosas disculpas para regalar libros, más allá de las fechas tradicionales.

Para acertar en nuestras sugerencias, debemos estar al día de sus preferencias, así como sobre la publicación de novedades interesantes. Consultemos a los especialistas.

No siempre es necesario comprar libros para poder leerlos: hagamos uso de los servicios de préstamo e intercambiemos libros entre familias próximas.

Cualquier ocasión puede ser buena para llegar a un libro: una conmemoración, un tema de actualidad, una película, un deporte, un personaje, un deseo, un sueño, un viaje... Debemos aprovechar cualquier acontecimiento familiar, cualquier experiencia, para proponer a nuestros hijos la lectura de libros. Siempre que podamos, debemos dejar libros interesantes a su alcance.

En la familia se producen numerosas situaciones en las que se pueden regalar libros: cumpleaños, navidades, final de trimestre, vacaciones, visitas de familiares... Pero también podemos utilizar otros recursos: la aparición de un libro de la colección preferida de nuestros hijos, o el lanzamiento de un nuevo título que consideremos interesante. Podemos regalar libros sin motivo aparente, como sorpresa o como muestra de cariño.

El precio de los libros no debería ser un obstáculo para que niños y jóvenes tengan acceso a una buena variedad de textos. Debemos compararlo con otras actividades de ocio, y además, siempre podremos buscar otras formas de enriquecer la biblioteca familiar: por ejemplo, haciendo uso de los servicios de préstamo de bibliotecas o intercambiando libros entre familias próximas. Un buen libro, aunque sea prestado, siempre será un gran regalo.

A su vez, podemos ir responsabilizando a nuestros hijos sobre el gasto que supone la compra de libros, proponiéndoles un cierto ahorro para conseguir sus libros favoritos. De esta forma, les ayudaremos a tomar conciencia de sus gastos y a valorar lo que es suyo.