Instrucciones ICA

1. Seleccionar el elemento a revisar de la hoja Excel

2. En la pestaña 'Búsqueda' localizar el valor idArtículo (por ejemplo 1581)

    Seleccionar el correcto en función de la hoja que estemos trabajando (Familias, Estudiantes, Docentes o General) pulsando sobre su título y entrar en modo 'Editar'

3. En una nueva pestaña, copiar en el navegador la URLartículo (Ejemplo: http://www.leer.es/?p=1581) para visualizar su aspecto actual

4. Rellenar por cada documento los siguientes campos_

    Doc. Un númeríco secuencial (es irrelevante el valor)

         DocTitulo:   El texto que deseamos que se visualice (copy/paste de lo que se ve en la web actual)

                           (Ejemplo: Clase sin humo. Estrategias de comprensión. Esther Villalta Gil)

         DocArchivo: Tomamos del campo URL solo el nombre del fichero, sin el path

                              (Ejemplo: eso1_cn_clasesinhumo_al_esthervillaltagil_vidalabarca.pdf)

5. Eliminamos 'VACIO' del contenido si procede

6. Introducimos la etiqueta 'ica revisado'

7. Verificamos el Resumen

8. Eliminamos el [ID] del título

8. Publicar

¿Qué aprenden los niños y las niñas cuando aprenden a leer?
Niños en el aula

Aprender a leer significa aprender a interpretar un texto escrito. Y ello exige el dominio de muy diversas habilidades, algunas de las cuales pueden resultar complejas para nuestros hijos. Pensemos en cómo leemos los adultos, las destrezas que debemos emplear para acceder al significado completo de un escrito.

Para interpretar un texto, cualquiera de nosotros debemos aprender a utilizar adecuadamente todas estas habilidades:

  • Ser conscientes de por qué y para qué leemos, es decir, qué finalidad perseguimos con la lectura: aprender, entretenerse y divertirse, localizar una información...
  • Saber qué contenido se está buscando y en qué textos es posible encontrarlo. Cada texto permite usos distintos, y su lectura puede abordarse de maneras diferentes.
  • Detectar cómo está organizado cada texto y qué conocimientos o experiencias propias pueden ayudarnos a interpretarlo.
  • Descifrar perfectamente los escritos, saber qué sonido corresponde a cada letra y a todas sus combinaciones y realizar este proceso de forma automática.
  • Disponer de un vocabulario abundante y adecuado para abordar el tema tratado.
  • Estar en condiciones de interpretar frases y estructuras sintácticas más o menos complejas.
  • Durante la lectura, ser capaces de controlar si se está comprendiendo o si se ha encontrado un problema que impide seguir entendiendo el texto.
  • Cuando nos perdemos, reconocer qué ha podido originar el problema: una palabra desconocida, un despiste, una frase complicada, falta de conocimientos sobre el tema…
  • Elegir la forma adecuada de resolver el problema: releer, leer con más detenimiento, consultar un diccionario o una enciclopedia o, incluso, avanzar en la lectura porque se considera que el problema no impide la comprensión del texto. La consulta de un diccionario no siempre es la mejor solución.
  • Entender el texto como una unidad y saber interpretarlo como tal. Desde la primera idea hasta la última, tratar de encontrar sus relaciones y, en consecuencia, poder resumir su contenido en pocas palabras.

Cuando los niños —y no tan niños— aprenden a leer tienen que aprender a dominar todo este conjunto de habilidades. Solo así podrán acceder al significado de los textos.