Pedir consejo
Pedir consejo

El colegio, las bibliotecas, las librerías y sus especialistas serán excelentes aliados. Hagámosles una visita.

Acudir a las librerías y a las bibliotecas puede ser una actividad interesante para hacer por las tardes, los días de fiesta, en vacaciones...

Desde pequeños, podemos familiarizar a nuestros hijos con su funcionamiento. Con nuestro ejemplo y con la ayuda de los especialistas aprenderán lo esencial para manejarse solos.

Las bibliotecas, las librerías, organizan numerosas actividades de animación a la lectura. Tengámoslas en cuenta.

La biblioteca del centro educativo puede ser un buen recurso. Pidamos información sobre posibles formas de participación. Tomemos la iniciativa. Las bibliotecas y las librerías son lugares que deberían formar parte de los recorridos habituales de la familia.

Desde pequeños, los niños deberían empezar a conocer su funcionamiento: las secciones, los libros recomendados, las promociones, la programación de actividades de animación a la lectura... Se pueden hacer el carné de lector y pedir consejo a los profesionales: bibliotecarios, libreros o animadores. En ellas podrán pasar muy buenos ratos.

En estas visitas es conveniente que vayan acompañados. Los adultos podemos rastrear las estanterías, hojear las novedades o pedir orientación. Y con todo ello les estamos enseñando cómo comportarse en los lugares donde están los libros.

En la biblioteca podemos disfrutar de la lectura o hacer uso de los diversos servicios a disposición de los lectores. Muchas de ellas, y las buenas librerías, realizan numerosas actividades: encuentros con autores, representación de obras, fiestas alrededor de los libros....

Por otra parte, en los centros educativos suele haber una biblioteca en la que se organizan actividades y se ofrece un servicio de préstamo. Algunos centros proponen también encuentros para familias, e incluso estarán abiertos a las sugerencias de los padres siempre que se animen a participar.

Sin duda, para la adecuada orientación de nuestros hijos, resultará de gran ayuda el consejo de los profesionales –profesores, bibliotecarios y libreros–, así como la consulta de las listas de libros recomendados en guías de lectura, revistas especializadas o catálogos.

Es conveniente estar informados de la labor de los especialistas. Aprovechemos todo este conjunto de iniciativas: el mundo del libro y la afición por la lectura se nutren de todas ellas.

Escuchar
Escuchar

En las preguntas de los niños y los adolescentes está el camino para seguir aprendiendo. Estemos pendientes de sus dudas.

Prestemos atención a las preguntas de los niños sobre la escritura, incluso antes de que empiecen a aprender formalmente a leer y a escribir.

Encontrar una respuesta para sus dudas es muy fácil: contestemos, no tratemos de «explicar» o de «enseñar» a leer.

Con nuestras explicaciones, nuestros hijos irán aprendiendo mucho sobre la lengua escrita y sobre los escritos que usamos habitualmente.

De esta forma, descubrirán también las historias más apasionantes creadas por la literatura.

La curiosidad de los niños y de las niñas por los textos escritos se manifiesta mucho antes de que aprendan formalmente a leer. Rótulos y anuncios de la calle, etiquetas de productos, cuentos, periódicos, letreros de la ropa... son objetos que despiertan su interés. Los niños preguntan una y mil cosas sobre las letras, sobre su significado.

Conviene prestar atención a estas preguntas espontáneas y no dejarlas sin respuesta. Y para ello, no es necesario esperar a que la escuela tome la iniciativa, aunque tampoco debemos «enseñar a leer», porque estas enseñanzas son responsabilidad de los profesores. Se trata, sencillamente, de contestar a las dudas de los niños: ahí, ¿qué pone?; ¿cómo se escribe mi nombre?; ¿y el tuyo?; ¿qué letra es esa?... Con nuestras respuestas, los niños empezarán a construir sus primeros conocimientos sobre la lengua escrita y descubrirán el placer que proporciona la lectura.

En ocasiones, no solo debemos esperar a que formulen sus preguntas, sino que hemos de estimularles a que nos cuenten qué entienden, dónde están las dudas.

Cuando los niños crezcan, si han encontrado útil nuestra ayuda, seguirán preguntando: ¿el lobo existe?, ¿las historias de Astérix son verdad?, ¿dónde puedo encontrar información sobre...?, ¿te gustan las historias de terror? En todo caso, cuando los profesores hayan iniciado el camino hacia la lectura, los padres debemos seguir acompañándoles.

Estimular, alentar
Estimular, alentar

Cualquier situación puede proporcionar motivos para llegar a los libros. Dejemos siempre libros apetecibles al alcance de nuestros hijos. Cualquier acontecimiento o experiencia familiar puede servir para acercar los libros a nuestros hijos.

Podemos buscar numerosas disculpas para regalar libros, más allá de las fechas tradicionales.

Para acertar en nuestras sugerencias, debemos estar al día de sus preferencias, así como sobre la publicación de novedades interesantes. Consultemos a los especialistas.

No siempre es necesario comprar libros para poder leerlos: hagamos uso de los servicios de préstamo e intercambiemos libros entre familias próximas.

Cualquier ocasión puede ser buena para llegar a un libro: una conmemoración, un tema de actualidad, una película, un deporte, un personaje, un deseo, un sueño, un viaje... Debemos aprovechar cualquier acontecimiento familiar, cualquier experiencia, para proponer a nuestros hijos la lectura de libros. Siempre que podamos, debemos dejar libros interesantes a su alcance.

En la familia se producen numerosas situaciones en las que se pueden regalar libros: cumpleaños, navidades, final de trimestre, vacaciones, visitas de familiares... Pero también podemos utilizar otros recursos: la aparición de un libro de la colección preferida de nuestros hijos, o el lanzamiento de un nuevo título que consideremos interesante. Podemos regalar libros sin motivo aparente, como sorpresa o como muestra de cariño.

El precio de los libros no debería ser un obstáculo para que niños y jóvenes tengan acceso a una buena variedad de textos. Debemos compararlo con otras actividades de ocio, y además, siempre podremos buscar otras formas de enriquecer la biblioteca familiar: por ejemplo, haciendo uso de los servicios de préstamo de bibliotecas o intercambiando libros entre familias próximas. Un buen libro, aunque sea prestado, siempre será un gran regalo.

A su vez, podemos ir responsabilizando a nuestros hijos sobre el gasto que supone la compra de libros, proponiéndoles un cierto ahorro para conseguir sus libros favoritos. De esta forma, les ayudaremos a tomar conciencia de sus gastos y a valorar lo que es suyo.

Dar ejemplo
Dar ejemplo

Las personas adultas somos un modelo de lectura para niños y jóvenes. Leamos delante de ellos, disfrutemos leyendo.

Debemos leer delante de ellos: solos y acompañados, en situaciones distintas y con finalidades diferentes.

Podemos aprovechar cualquier situación de la vida cotidiana para despertar la curiosidad de nuestros hijos por todo tipo de texto escrito: literario, funcional y de información o consulta.

Es conveniente mostrarles y comentar con ellos qué es cada texto, para qué sirve y cómo leerlo.

Mientras leemos, debemos verbalizar lo que pensamos, lo que interpretamos y en qué nos fijamos para ello.

Los padres, las madres, los abuelos, los tíos... somos un modelo de lectura para niños y jóvenes. Con nuestro comportamiento como lectores, podemos enseñarles lo fundamental: contagiarles el placer por la lectura, mostrarles sus funciones y los usos que hacemos de ella en la actividad cotidiana.

Nuestros hijos deben vernos leyendo con frecuencia, en situaciones diferentes, solos y acompañados. Deben vernos usando libros y disfrutando de la lectura.

Las familias pueden cumplir un papel esencial para despertar la curiosidad de los niños y los jóvenes por cualquier escrito. Los adultos sabemos qué son, para qué sirven y cómo interpretarlos, pero deberíamos preguntarnos si ellos saben utilizarlos adecuadamente y qué podemos hacer para enseñárselo.

Conviene que sepan cuanto antes qué son esos objetos llenos de letras y de dibujos. Conviene también que aprendan a buscar su significado en el momento en que es necesario leerlos, en las situaciones y con los fines que los adultos los empleamos. Podemos mostrarles, por ejemplo, que en la compra tratamos de buscar información en las etiquetas; que para orientarnos, nos fijamos en los carteles; que si necesitamos localizar un número de teléfono, hojeamos rápidamente una guía telefónica o una agenda; que para preparar una receta, nos servimos de un libro de cocina; que si nos interesa la actualidad, acudimos al periódico..., y lo que es más importante: que cuando queremos disfrutar verdaderamente de la lectura, leemos una novela, un cuento, un relato. Los adultos practicamos actos de lectura diferentes en función de necesidades distintas, pero ¿se lo hemos contado esto a los niños?

La lectura es un acto personal que funciona en nuestra mente de manera silenciosa, casi automática. Y, sin embargo, si compartimos con nuestros hijos estos momentos de lectura, si tratamos de verbalizar todo aquello que sabemos sobre los textos, sobre cuándo usarlos o cómo interpretarlos, estamos enseñándoles a comportarse como lectores. Nuestras explicaciones les sugerirán nuevas preguntas que, a su vez, serán el camino para seguir aprendiendo.

Respetar
Respetar

Los lectores tienen derecho a elegir. Estemos pendientes de sus gustos y de cómo evolucionan.

Conocer los gustos de nuestros hijos y ser conscientes de que las preferencias cambian en función de numerosas circunstancias.

Respetarlos y estar en disposición de proponer otras opciones, sin forzar ni intentar modificar sus preferencias de manera brusca.

Contrastar nuestras sugerencias con los profesionales: bibliotecarios, profesores, libreros y otros medios de información especializada en Internet.

Conocer su ritmo, los momentos en los que nuestras sugerencias pueden ser mejor acogidas.

Las personas adultas tenemos gustos literarios distintos, practicamos la lectura en momentos y situaciones muy diversos. Los niños y los jóvenes también tienen sus preferencias.

Algunos tienen preferencias marcadas hacia ciertos temas, personajes, series, autores..., mientras que otros muchos están abiertos a opciones más amplias. En todo caso, debemos tener en cuenta que estas preferencias varían en función de distintas circunstancias: la trayectoria de cada lector, la edad, las condiciones que acompañan la lectura, el estado de ánimo o incluso el momento del día o del año. Los gustos de los lectores cambian y evolucionan.

En líneas generales, los expertos indican los intereses más comunes entre los distintos grupos de edad (por ejemplo, los libros de animales están entre los favoritos de los más pequeños; los que plantean conflictos propios de la adolescencia suelen atraer a los jóvenes). Pero estas directrices no tratan de establecer categorías cerradas, sino de ofrecernos criterios para conocer los gustos de cada lector: conocer para respetar y para mostrar nuevas posibilidades.

Conviene que estemos atentos a todos estos cambios, a los circunstanciales y a los que tienen que ver con la evolución de los niños y de los adolescentes como lectores, siempre desde la óptica de poder descubrirles otros horizontes. En esta labor, puede ser útil contrastar nuestras recomendaciones con el consejo profesional de los bibliotecarios, los profesores, los libreros o el de revistas y otros medios especializados en Internet.

Del mismo modo deberíamos respetar los momentos favoritos de lectura de nuestros hijos, enseñándoles a encontrar su propio ritmo y las situaciones más adecuadas para disfrutar de ella. También en esto hay que dar ejemplo, sugiriendo y proponiendo.

Compartir
Compartir

El placer de la lectura se contagia leyendo juntos. Leamos cuentos, novela, cómics, en Internet...

Con la lectura en voz alta y con los relatos orales estamos invitando a niños y no tan niños a descubrir los mundos maravillosos creados por la literatura.

Debemos proporcionarles la ocasión de conocer la lengua que aparece en los escritos, cómo se escribe y qué lenguaje van a encontrar en los libros.

La práctica de la lectura requiere un clima agradable, relajado.

Cuando surjan problemas de comprensión, si es necesario, adaptemos lo que leemos haciéndonos entender, siempre que no alteremos el texto.

Es importante seguir apoyando a los hijos cuando crecen, buscando nuevas formas para orientarles y acompañarles en su formación como lectores.

No se puede amar lo que se desconoce. Si los niños no están en contacto permanente con los cuentos, si no dedicamos un rato todos los días a leer, si no les hemos contado las historias fantásticas de nuestra infancia, si no hemos leído en voz alta los relatos más emocionantes..., es difícil que niños y jóvenes puedan apreciar el placer de la lectura.

Desde edades tempranas debemos favorecer el contacto de niños y niñas con la literatura por medio de una gran variedad de textos: cuentos, poemas, canciones, retahílas... La lectura compartida puede ser una de las mejores formas de hacerlo: el relato oral o la lectura en voz alta, con el libro presente, serán momentos idóneos para descubrirles los mundos imaginarios de los cuentos.

Con nuestros relatos les acercaremos al contenido del texto –a la emoción, a la diversión o al miedo–, y así aprenderán algunas pautas para la construcción de un texto escrito. Mediante la lectura en voz alta podemos incidir en que, además de la historia, es interesante fijarse en la manera en que está escrita, en el lenguaje que se utiliza.

En los momentos de lectura compartida debemos crear un clima agradable y relajado, centrado en los textos, en lo que se dice y en cómo se dice. En todo momento, se ha de prestar atención a las dificultades que puedan encontrar con ciertas formas de expresión o con el uso de términos poco familiares. En estas situaciones, se pueden buscar palabras o formas próximas que faciliten la interpretación.

En todo caso, es aconsejable acompañar la lectura o el relato oral de algún juego: modular la voz para distintos personajes, simular efectos de sonido, invitar a los niños a que participen y repitan con nosotros... Todos estos recursos contribuirán a que los niños sientan la lectura como una actividad especial, de emoción y juego, que siempre apetecerá repetir.

Cuando los niños crecen, o en la adolescencia, es fundamental mantener el apoyo y el seguimiento de los hijos desde la familia. En estas edades podemos sugerirles nuevas lecturas en relación con sus temas favoritos o con sus aficiones; podemos proponer, sin imponer, nuevos libros; podemos hacerles partícipes de alguna de nuestras lecturas; podemos sugerirles que nos acompañen a la biblioteca o a la librería...

Proponer, no imponer
Proponer

Es mejor sugerir que imponer. Evitemos tratar la lectura como una obligación.

El camino de la sugerencia siempre será mejor que el de la obligación. Siempre podremos establecer complicidades con nuestros hijos.

La lectura debemos presentarla como una manera divertida, emocionante, de ocupar el tiempo libre.

No enfrentemos lectura con el resto de las actividades de tiempo libre, incluida la televisión o los ordenadores. Veamos formas de que estos recursos también nos lleven a los libros.

Debemos aprender a escucharles e interesarnos por sus gustos literarios, tratando de estar atentos a sus preferencias y a su evolución como lectores.

La lectura no puede ser una obligación, porque, en ocasiones, disfrute y obligación discurren por caminos diferentes. Si nuestro objetivo es formar buenos lectores, crear amantes de la lectura, poco conseguiremos con imposiciones. Hay formas de despertar el interés por los libros en las que complicidad y sugerencia pueden dar mejores resultados.

Para ser buenos compañeros de lectura, es importante crear un ambiente relajado y de confianza hacia nuestros consejos. Y para ello deberemos compartir con frecuencia la lectura con nuestros hijos, escucharles, interesarnos por sus libros y procurar que estos estén presentes en los momentos más gratificantes. Tratemos de buscar ocasiones propicias, estemos tranquilos, sin forzar, asumiendo que todos tenemos derecho a elegir y a tener gustos propios.

Deberemos estar rodeados de libros y despertar su interés siendo nosotros mismos algo imaginativos: contar historias sin finalizarlas, intercambiarnos los papeles de lector y de oyente, leerles páginas de nuestras lecturas...

Hemos de dar siempre la opción de elegir la lectura, buscando un equilibrio con las numerosas actividades que niños y jóvenes realizan durante el día (jugar, pintar, escuchar música...). Procuremos no enfrentar televisión, ordenadores e Internet y lectura. En ocasiones, estos medios nos proporcionan disculpas para llegar a los libros: programas en que se recomiendan libros; series que pueden conducir a la lectura, si tenemos la precaución de verlas y comentarlas con nuestros hijos; películas basadas en cuentos que después podremos leer... Con los adolescentes, puede ser interesante utilizar películas basadas en obras literarias para introducirles en su lectura. De esta manera, podemos hacerles ver que también en los libros hay acción, aventura, pasión.

Ofrezcamos siempre la posibilidad de leer, en cualquier situación, por cualquier motivo.

 

 Ver vídeo

Este verano... lee con nosotros

En verano te invitamos a leer los nuevos artículos que hemos publicado en Con firma. Una selección interesante en la que destaca el artículo de Teresa Colomer "Escuela e inmigración. La literatura que acoge".

IDWP:[6883]

Motivados para aprender
Motivados para aprender

Es muy importante que los alumnos se apropien en la escuela de competencias que les permitan seguir aprendiendo a lo largo de la vida. En la Mediateca de leer.es se aborda esta cuestión y se aportan modelos para que los profesores trabajen colaborativamente en los centros y enseñen a los estudiantes a sentirse motivados para aprender a aprender.

Elena Martín en el marco de los cursos del Escorial 2010 organizados por leer.es nos aclara las siguientes cuestiones: ¿Qué significa aprender a aprender (AaA)? ¿Cómo se incluye esta competencia en las diferentes áreas del currículo? ¿Cuál es el perfil del docente que debe enseñar a aprender a aprender a los alumnos? Mira la serie completa de vídeos de Enseñar a Aprender.

IDWP:[1106]

Leemos, aprendemos, hacemos
Leemos, aprendemos, hacemos

Para ser un lector competente en la sociedad del conocimiento es necesario ser capaz de comprender, producir e interpretar cualquier tipo de texto con independencia de su tipología o soporte. Te invitamos a conocer algunas de las propuestas de la Mediateca de leer.es para desarrollar en tus alumnos la capacidad de leer para aprender, usando un enfoque metodológico basado en tareas integradas de enseñanza-aprendizaje.

IDWP:[1105]