Publicador de contidos

Encuentro con Emilia Ferreiro en el Centro Virtual Leer.es
Emilia Ferreiro en el Centro Virtual Leer.es

Emilia Ferreiro pasó por el Ministerio de Educación para tener un encuentro con el equipo de Leer.es y con colaboradores de las diferentes Comunidades Autónomas, y nos comunicó sus reflexiones sobre algunos de los problemas suscitados por las nuevas formas de lectura y de escritura surgidas en la era digital.

Emilia Ferreiro, que ya hace muchos años nos ayudo a modificar nuestra visión de cómo aprenden los niños a leer y a escribir, y con ello nuestra concepción sobre el modo de ayudarlos en su aprendizaje, reflexiona ahora sobre los nuevos retos de la alfabetización.

Este fragmento, tomado de su conferencia "Leer y escribir en un mundo cambiante", muestra claramente la dirección que siguen estas preocupaciones:

Internet, correo electrónico, páginas Web, hipertexto… están introduciendo cambios profundos y acelerados en la manera de comunicarnos y de recibir información. Y eso es fascinante para cualquier estudioso de la lengua y de los cambios lingüísticos. Pero esos instrumentos no son "democráticos" por sí mismos [...] Luchar por la democratización en el acceso a las nuevas tecnologías es una cosa; aplicarles el calificativo de "democráticas" es otra cosa. Esas tecnologías exigen, en cambio, capacidades de la lengua escrita más flexibles que las que estábamos acostumbrados a aceptar. Hay nuevos estilos de habla y de escritura que están siendo generados gracias a estos medios. Saber navegar por Internet ya forma parte de los objetivos educativos declarados o en vías de declaración. No sabemos si los desnutridos y los desempleados aprenderán a leer y escribir para entrar en Internet [...], o si quedarán nuevamente excluidos. Es difícil y riesgoso hacer predicciones.

En la sesión de ayer, Emilia Ferreiro se ocupó de tres grandes problemas:

a) La veracidad de la información y los criterios para juzgar la fiabilidad de la información que se encuentra en Internet. Hemos construido criterios de veracidad ligados a los textos impresos, pero estos indicadores no nos sirven para la información alojada en Internet. Y si hemos de enseñar a nuestros alumnos a moverse por la red: ¿qué criterios de fiabilidad les vamos a enseñar? Hemos de plantearles el problema y aprender con ellos a construirlos.

b) El desfase generacional entre quienes nacieron con las nuevas tecnologías ya instaladas en la sociedad y quienes hemos visto llegar estas tecnologías.

Este desfase debería ser aprovechado para aprender de los más jóvenes: ellos nos pueden ayudar a aprender a usar las nuevas tecnologías. Es una oportunidad histórica para invertir la distribución jerárquica de papeles: el que enseña y el que aprende. El profesor no es el que ha de saberlo todo. ¿Por qué no dejarse enseñar por nuestros alumnos en algo que ellos saben hacer?

c) Las nuevas formas de escritura abreviada de los jóvenes y el desconcierto y preocupación que suscitan en los mayores.

El análisis de las abreviaturas que usan los jóvenes en las nuevas formas de comunicación digitales muestra que no se trata de un fenómeno nuevo, sino que siempre se ha recurrido a estos mecanismos por necesidades de espacio en el soporte o por otras razones (en anuncios, el precio por letra).

Tras el análisis de muchos ejemplos actuales y del pasado (hasta de una edición del Quijote del XVII), lo más importante: ¿qué hacer ante estas nuevas formas de escritura? ¿Escandalizarse? ¿Reprobarlas? No: comprende los mecanismos lingüísticos usados, analizarlos con los alumnos y reflexionar sobre qué uso es el más adecuado según la tarea que se está realizando y el medio de comunicación que se está usando.

El encuentro con Emilia Ferreiro nos permitió disfrutar de uno de esos raros momentos que sólo proporcionan las personas sabias que no han perdido el interés por aprender y comunicar: la sencillez, la claridad, la suave ironía, la amabilidad y la proximidad… En definitiva, la sensación de estar viviendo una experiencia que pocas veces se nos regala.

IDWP:[4777]