Contentverzamelaar

Aplicación del cuento infantil en el aula

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), un cuento es "una breve narración de sucesos ficticios y de carácter sencillo, hecha con fines morales o recreativos". Este carácter sencillo junto con el hecho de que narre hechos ficticios, favorece, por un lado, el desarrollo de la imaginación y con ella el desarrollo del pensamiento abstracto y, por otro, al ser el cuento un texto narrativo, desarrolla habilidades fundamentales como son el escuchar, hablar, leer y escribir. Éstas a su vez, potencian otras como son el razonamiento, la creatividad, la capacidad de síntesis en busca de ideas fundamentales o la asociación entre ideas.

Por todo esto, el cuento debe ocupar un lugar predominante en las aulas como recurso educativo esencial, no solo para el fomento y apreciación de la lectura, sino también para el desarrollo de diversas áreas y contenidos. Las posibilidades de este como herramienta interdisciplinar son ilimitadas, favoreciendo fundamentalmente el desarrollo de las competencias básicas así como reforzando conceptos, procedimientos y actitudes.

El trabajo del cuento en el aula debe por tanto plantearse, no solo como un proceso de lectura y comprensión sino que éste debe darnos pie para la realización de actividades complementarias. Estas pueden ser individuales, grupales, orales, escritas, lúdicas y un largo etc., contando para su realización con todo tipo de materiales y espacios, tanto fuera como dentro del aula.

El cuento, a modo de resumen, cumple una serie de funciones didácticas que hacen de este un género idóneo para ser aplicado en las aulas y en cualquier asignatura. El cuento lleva a experimentar el lenguaje de forma integral, favorece una educación inclusiva y en valores, y por último, contribuye al desarrollo de todas las competencias, en un clima que favorece el entretenimiento y la creatividad.