Noticias

Kioskos de libros, 'renovarse o morir'

Las librerías se reinventan para hacer frente a la crisis y sobrevivir. Algunas como "El Buscón", en Salamanca, son un claro ejemplo de formato independiente y original que desde 2015 vende libros antiguos y de segunda mano. Su propietario lleva dedicándose al oficio 27 años. Este librero proporcionó un espacio físico a su página web y a los libros del anterior local que cerró y que guardaba en un almacén. Unos 18.000 libros conforman el fondo de este kiosko-librería, que es, además, escaparate para vender discos o tebeos a pie de calle.

 

Fuente de las imágenes: página web de la librería El Buscón.