Juegos con letras - leer

Recursos - Comprender

Juegos con letras

¿Para qué?

  • Comprender que la relación entre lectura y escritura consiste en representar los sonidos con letras.
  • Aprender la correspondencia entre letras y sonidos.

¿Cuándo?

  • Cuando intenten descifrar una palabra o un texto.
  • Ante cualquier pregunta de los niños con el descifrado.
  • Siempre, si lo planteamos como un juego.

¿Cómo?

Los nombres. Escribamos su nombre en sus dibujos, en la puerta de su habitación, en sus libros. Procuremos hacerlo con letras mayúsculas de imprenta: palos y redondeles. Rápidamente identificarán su letra inicial y las iniciales de otros nombres de uso común: de sus amigos, de sus hermanos, de sus padres… Les pondrán nombre: «la mía», «la tuya»… Sabiendo esto, es muy fácil organizar juegos para que reconozcan iniciales. No nos preocupemos si no nombran bien todas las letras. Se trata de que poco a poco vayan aprendiendo un repertorio amplio de letras.

Semejanzas y diferencias. Ayudémosles a encontrar semejanzas y diferencias entre los nombres por su longitud, la coincidencia de algunas letras, la presencia de terminaciones semejantes, la posición de las letras en cada nombre y todo aquello que se nos ocurra que les permita pensar sobre los motivos de esas semejanzas y diferencias. A partir de estos juegos, contestemos a sus preguntas.

Otros juegos con nombres. Cuando conozcan un repertorio grande de letras, aunque no sepan cómo suenan, podemos hacer juegos con nombres en situaciones diferentes: cuando leamos juntos, pedirles que reconozcan los nombres de los personajes de los cuentos a partir de la inicial; cuando miremos libros de imágenes, fijar su atención en la escritura de los nombres de los motivos representados; por la calle, mirando carteles, letreros y matrículas de los coches, podemos jugar a identificar «su letra», la nuestra, la de la abuela…

Lápiz y papel. Posteriormente, pueden copiar los nombres en un papel y jugar a identificarlos, recortarlos y colocarlos debajo de la imagen correspondiente. Pueden escribirlos, a su modo, en tiras de papel que luego sitúen junto a los dibujos o fotografías. Además, se pueden inventar otras muchas maneras de reconocer y jugar con nombres de objetos, de personas… Por ejemplo, ¿por qué no recurrir a las letras de colores de los anuncios, recortándolas y componiendo nombres con ellas?

Juegos comerciales. Cuando los niños o las niñas crezcan, podemos jugar con ellos a una gran cantidad de juegos basados en la composición de palabras: el Scrable, los juegos de parejas de palabras al estilo de Memory, Scattergories, el ahorcado, etc. Todos ellos les ayudan a fijarse en las iniciales y a tener una visión global de las palabras. Pueden resultar de gran utilidad en el aprendizaje del descifrado, no solo en las etapas iniciales sino durante toda la educación primaria.

 

Te recomendamos ver los vídeos Juegos para comprender - 1. De 4 a 11 años y 2. De 12 a 16 años