Recursos - Investigar

¿Qué podemos hacer ante las dificultades?
Llorar. Ilustrador: Félix Vallés Calvo

Lo más importante es actuar de manera coordinada con el colegio o el instituto, averiguando cuál es el problema y viendo posibles formas de colaboración. En todo caso, hay algunos consejos que podemos seguir, especialmente en el momento inicial del aprendizaje.

No quemar etapas. A veces, los niños no pueden aprender lo que para nosotros resulta obvio. No tengamos prisa. Es posible que los más pequeños sepan el nombre de las letras, incluso su sonido, pero no sean capaces de encontrar el significado. Puede que utilicen las letras para escribir palabras y textos mínimos y, sin embargo, tengan dificultades en la lectura, incluso en la de textos que ellos mismos hayan escrito. Esto es frecuente y, a ciertas edades, forma parte del proceso normal de aprendizaje.

No esperar demasiado. No es necesario esperar a que los niños conozcan las letras, el código alfabético, para leer con ellos. Son ellos los que darán la medida, estimulados y ayudados por nosotros. Siempre deberemos darles la oportunidad de estar en contacto con los libros, con la lectura.

Actuar en paralelo. Nunca estará de más practicar la lectura con nuestros hijos, leyendo para ellos y mostrándoles cómo lo hacemos, proponiéndoles la interpretación de textos habituales, pidiéndoles que nos cuenten qué hacen para escribir y para leer, estimulándoles a que nos pregunten todas sus dudas.

IDWP:[48]