Piensa en la biblioteca como Centro de Recursos
biblioteca

La biblioteca debe estar concebida como un espacio educativo, dinámico y dotado de los recursos necesarios para responder a las necesidades de la sociedad actual. Una biblioteca que sirva para apoyar y mejorar el aprendizaje significativo, autónomo y permanente, para facilitar el acceso a la información y favorecer la igualdad de oportunidades.

ANDREU, L. B. (2005). "La nueva Biblioteca Escolar como centro de recursos para el aprendizaje". Actas de las I Jornadas sobre Bibliotecas Escolares de Extremadura. Mérida: Junta de Extremadura, Consejería de Educación.

En este documento se presenta una visión general de los aspectos esenciales de un Centro de Recursos para el aprendizaje. Un espacio interdisciplinar concebido para favorecer la autonomía y la responsabilidad del alumnado en su aprendizaje, y facilitar la adquisición y desarrollo de las competencias necesarias para usar eficazmente todo tipo de información.

CAMACHO, J. A. (2006). "Biblioteca escolar: centro de documentación y recursos para…". Actas de las II Jornadas sobre Bibliotecas Escolares de Extremadura. Mérida: Junta de Extremadura, Consejería de Educación.

Un texto que contempla la biblioteca como un centro de información, documentación y recursos, que trabaja en red. Se ofrece una reflexión sobre las posibilidades de transformación y mejora del sistema educativo a partir de la biblioteca escolar integrada en el Proyecto Educativo de Centro. Finaliza afirmando que este modelo es el que mejor responde a las necesidades educativas para el siglo XXI.

MARZAL, M. Á.; CUEVAS, A. y COLMENAREJO, M. J. (2005). "La biblioteca escolar como centro de recursos para el aprendizaje (CRA)". V Congreso Internacional Virtual de Educación (CIVE 2005).


Aquí encontrarás, tras una reflexión sobre la presencia de las bibliotecas en la historia de los sistemas educativos, una propuesta de biblioteca escolar como Centro de Recursos para el aprendizaje. Un espacio educativo, ayudado por las más avanzadas tecnologías, para trabajar con una metodología activa e interdisciplinar, y desarrollar la competencia "Tratamiento de la información y competencia digital".

Elabora y planifica un Proyecto para la biblioteca

ILLESCAS, M.J. "Elaborar un proyecto para la biblioteca del centro". Este texto es una adaptación del capitulo dedicado a la elaboración de un Plan o Proyecto de Biblioteca Escolar del "Curso multimedia de Bibliotecas Escolares". Madrid: MEC, 1998. [CD-ROM].

En este artículo se presenta una propuesta, amplia y detallada, para la elaboración de un proyecto de biblioteca escolar. Tras una breve introducción, refiere el procedimiento para planificar el cambio, tanto en los aspectos técnicos como pedagógicos. Finalmente, nos presenta un modelo de trabajo que contempla la identificación de las tareas que hay que afrontar, la organización del trabajo y la revisión de los resultados.

CAMACHO, J.A. (2004). "Guía para la elaboración de un proyecto de biblioteca escolar. Un viaje largo, difícil, pero apasionante". Madrid: Educación y Biblioteca, 139, p. 55-64.

Un pequeño y clarificador documento en el que se contemplan los aspectos fundamentales a tener en cuenta en el antes, durante y después de la elaboración de proyecto para la biblioteca escolar. Se incluyen, en tablas y anexos, los instrumentos para la recogida de información y el debate necesario para que el proceso sea participativo y el proyecto resulte realista, compartido y asumido por la comunidad educativa.

"Elaboración de planes anuales de trabajo de la BE/CREA". Junta de Andalucía. Consejería de Educación. Delegación Provincial de Málaga.

Con este documento se pretende la elaboración de planes anuales de trabajo adaptados al grado de desarrollo y uso de la biblioteca escolar. Se ofrece información sobre los programas que pueden llevarse a cabo desde la biblioteca para acercarnos a la BE/CREA. Para finalizar, se sugiere una de estructura del plan de trabajo, instrumentos de apoyo para la elaboración y una batería de indicadores para su evaluación.

Juegos con letras

¿Para qué?

  • Comprender que la relación entre lectura y escritura consiste en representar los sonidos con letras.
  • Aprender la correspondencia entre letras y sonidos.

¿Cuándo?

  • Cuando intenten descifrar una palabra o un texto.
  • Ante cualquier pregunta de los niños con el descifrado.
  • Siempre, si lo planteamos como un juego.

¿Cómo?

Los nombres. Escribamos su nombre en sus dibujos, en la puerta de su habitación, en sus libros. Procuremos hacerlo con letras mayúsculas de imprenta: palos y redondeles. Rápidamente identificarán su letra inicial y las iniciales de otros nombres de uso común: de sus amigos, de sus hermanos, de sus padres… Les pondrán nombre: «la mía», «la tuya»… Sabiendo esto, es muy fácil organizar juegos para que reconozcan iniciales. No nos preocupemos si no nombran bien todas las letras. Se trata de que poco a poco vayan aprendiendo un repertorio amplio de letras.

Semejanzas y diferencias. Ayudémosles a encontrar semejanzas y diferencias entre los nombres por su longitud, la coincidencia de algunas letras, la presencia de terminaciones semejantes, la posición de las letras en cada nombre y todo aquello que se nos ocurra que les permita pensar sobre los motivos de esas semejanzas y diferencias. A partir de estos juegos, contestemos a sus preguntas.

Otros juegos con nombres. Cuando conozcan un repertorio grande de letras, aunque no sepan cómo suenan, podemos hacer juegos con nombres en situaciones diferentes: cuando leamos juntos, pedirles que reconozcan los nombres de los personajes de los cuentos a partir de la inicial; cuando miremos libros de imágenes, fijar su atención en la escritura de los nombres de los motivos representados; por la calle, mirando carteles, letreros y matrículas de los coches, podemos jugar a identificar «su letra», la nuestra, la de la abuela…

Lápiz y papel. Posteriormente, pueden copiar los nombres en un papel y jugar a identificarlos, recortarlos y colocarlos debajo de la imagen correspondiente. Pueden escribirlos, a su modo, en tiras de papel que luego sitúen junto a los dibujos o fotografías. Además, se pueden inventar otras muchas maneras de reconocer y jugar con nombres de objetos, de personas… Por ejemplo, ¿por qué no recurrir a las letras de colores de los anuncios, recortándolas y componiendo nombres con ellas?

Juegos comerciales. Cuando los niños o las niñas crezcan, podemos jugar con ellos a una gran cantidad de juegos basados en la composición de palabras: el Scrable, los juegos de parejas de palabras al estilo de Memory, Scattergories, el ahorcado, etc. Todos ellos les ayudan a fijarse en las iniciales y a tener una visión global de las palabras. Pueden resultar de gran utilidad en el aprendizaje del descifrado, no solo en las etapas iniciales sino durante toda la educación primaria.

 

Te recomendamos ver los vídeos Juegos para comprender - 1. De 4 a 11 años y 2. De 12 a 16 años

Tratando de adivinar

¿Para qué?

  • Aprender a encontrar en los textos pistas que puedan guiar la lectura: portada, títulos, ilustraciones…
  • Utilizar estas pistas para prever o adivinar el contenido del texto.

¿Cuándo?

  • Antes de iniciar la lectura y durante la lectura.
  • Cuando estén demasiado pendientes del descifrado y no puedan centrarse en la comprensión.

¿Cómo?

Fijar la atención. Al iniciar la lectura de un libro con nuestros hijos, fijemos su atención en la portada y en el título. Comentemos el tema, pensemos de qué puede tratar, invitémosles a imaginar los personajes, los escenarios, la trama…

Los momentos clave. Si les leemos un cuento, detengámonos en los momentos clave cuando se presentan los personajes, al iniciarse el desarrollo de la historia, cuando haya varias opciones que un personaje pueda tomar, cuando vaya a resolverse la historia… Tratemos de imaginar con ellos posibles formas de continuar la trama, con soluciones diferentes, y luego comprobemos si hemos acertado.

Anticipar, prever, estimar. Con los libros de conocimientos, podemos invitarles a anticipar (adivinar) las características de un objeto, de un animal…, y que luego se cercioren de si han acertado o no consultando el texto. En cualquier actividad (matemáticas, ciencias), hagámosles prever los resultados, estimarlos…

Distintas formas de continuar. Ante cualquier texto, intentemos ver con ellos de cuántas maneras puede continuar una frase. Propongamos soluciones y veamos luego cuál de ellas se parece más a la que figura en el libro.

Modificaciones y adivinanzas. Cambiemos el color de las cosas, el tamaño, el orden, alguna de sus características… Antes de leer un adjetivo, intentemos que los pequeños lo adivinen, lo intuyan, y que posteriormente comprueben si aciertan o no.

 

Te recomendamos ver los vídeos Juegos para comprender - 1. De 4 a 11 años y 2. De 12 a 16 años

Juegos con textos

¿Para qué?

  • Aprender a controlar la propia comprensión y no quedarse con lagunas importantes.
  • Saber reaccionar cuando no se entiende algo y buscar la mejor solución.

¿Cuándo?

  • Cuando sean capaces de leer con una cierta autonomía; cuando conozcan el código.
  • Siempre que queramos, planteándolos como un juego.

¿Cómo?

Comentar y preguntar. Comentar el contenido de las lecturas, especialmente si se están preparando trabajos escolares. También es conveniente intentar saber si han sido capaces de seguir el hilo de sus lecturas personales, si han disfrutado con la historia. Puede ser útil tener previstos algunos juegos que les haga conscientes de que se están perdiendo y que mejoren su capacidad de reaccionar ante problemas de comprensión.

El juego de los errores. Se trata de preparar un texto escrito con algunos gazapos. Se pueden cambiar algunas palabras que, aunque no imposibiliten la comprensión, introduzcan cierta dificultad en la interpretación del texto. Después se puede proponer que ellos escriban frases semejantes y organicen concursos para ver quién localiza antes el gazapo, sustituyéndolo por la palabra verdadera. Un ejemplo:

Estaba tendiendo agua y se me ha roto el vaso.

Surcaba el ancho mar con su marco velero y visitaba todos los muertos de la Antillas.

Estuvieron toda la coche esperando bajo la alubia y amanecieron empapados.

La baraja textual. Hagamos dos o tres fotocopias del mismo texto, una por jugador. Ocupémonos de partir cada copia en tres o cuatro partes. Barajemos y repartamos los fragmentos: a ver quién es capaz de componer antes su texto. Seguramente habrá que ingeniárselas para conseguir los pedazos que tengan otros jugadores. Inventemos unas normas para conseguirlos. Podemos utilizar las de algún juego con la baraja. Con fragmentos de textos, podemos inventar muchos juegos similares. Lo importante es que los niños lleguen a ordenar un texto desmontado. Si lo logran, es que lo han comprendido adecuadamente.

El juego del idioma desconocido. Partimos de un texto corto que cuente una pequeña historia. Cambiamos todas las palabras por otras inventadas, absolutamente irreconocibles. Procuramos mantener la estructura de las frases, respetando las terminaciones de los verbos, los artículos y las conjunciones. Veamos un ejemplo:

Kobía una lan, un mistón que ladía en una maca acusta con su cula y su tulo. Un liri aconjinió un ratulo vituna y se molió la papula del mistón.

El mistón caró a su cula y tranieron contra el ratulo vinula, pero no mutieron aconijar la papula.

El mistón y su cula tranieron a su tulo y entre los tres aconieron el ratulo vinula.

Entonces acojinaron la papula del mistón.

El liri raspotinó amolinando y tuleron balines y apojaron fanices.

Si nos preocupamos de preguntar algunas cosillas, seguro que somos capaces de responder: ¿dónde ladía el mistón?, ¿con quién ladía el mistón?, ¿quiénes eran los tres que aconieron el ratulo vinula?, ¿quién se molió la papula del mistón?

El diccionario. Con él podemos practicar muchos juegos; el más sencillo será buscar significados de palabras cuando no seamos capaces de entender lo que leemos por culpa de una palabra que se resiste. Conviene utilizar un diccionario apropiado a la edad de los niños. Se pueden organizar otros posibles juegos, como encontrar palabras que tengan algo que ver con un tema determinado recurriendo a su raíz. Formar palabras derivadas de otra y buscarlas en el diccionario para comprobar si existen o no. Por ejemplo:

agua aguacero aguadora aguadera aguar aguación* aguamala agualera* aguasar* aguada

Competir para ver quién encuentra la página con más palabras que tengan las tres letras iniciales iguales y luego leer el significado de algunas de ellas.

No olvidemos que para los pequeños existen diccionarios visuales que nos pueden sugerir juegos semejantes.

 

Te recomendamos ver los vídeos Juegos para comprender - 1. De 4 a 11 años y 2. De 12 a 16 años

Aprender por proyectos
Aprender por proyectos

Para lograr que la escuela sea un entorno creativo resulta importante concebir el aprendizaje como un proceso en el que se plantean actividades abiertas motivadoras, sociales y cooperativas, pues se parte del planteamiento de un producto final deseado por el aprendiz. "Creatividad y diseño en el aprendizaje por proyectos" es el curso que se celebrará en la Sede UIMP VALENCIA, del 9 al 13 de septiembre, con el fin de abordar todas estas cuestiones desde una perspectiva eminentemente práctica. Contará con la implicación de todos los participantes para desarrollar un proyecto creativo en equipo, que incluya dinámicas de trabajo de grupo, estructuras cooperativas, distribución de roles y asignación de tiempos y recursos.

IDWP:[1134]

Las competencias clave en el aula
Competencias básicas

Las competencias clave suponen un nuevo paradigma para la educación del siglo XXI, puesto que la complejidad de la sociedad de la información y el conocimiento implica la formación de una ciudadanía que adquiera las herramientas necesarias para aprovechar las nuevas oportunidades que se le presentan. El objetivo del curso  "Las Competencias Clave: de las corrientes europeas a la práctica docente en las aulas" (9-13 de septiembre, Sede UIMP Valencia) es ofrecer un marco teórico, para que, a partir de una  perspectiva crítico–reflexiva, los participantes apliquen las competencias claves a la acción docente como comunidad de aprendizaje, y construyan sus propias conceptualizaciones compartidas.

IDWP:[1134]

Nuevas prácticas letradas
Nuevas alfabetizaciones

La introducción de las tecnologías en el aula ha modificado la forma de aprender. Por ello,  se hace necesario un desarrollo adecuado de la competencia mediática de los estudiantes para que sean capaces de leer y escribir en distintos soportes, contextos y lenguajes, ya que las nuevas prácticas letradas son cada vez más variadas y multimedia. El curso "Alfabetizaciones múltiples: hacia una ecología del aprendizaje" (2- 6 de septiembre, Sede UIMP La Coruña), tiene como objetivo aportar estrategias para la creación de espacios de aprendizaje colaborativo mediante el diseño de un proyecto de formación en alfabetizaciones múltiples, siguiendo el modelo de Design thinking for educators.

IDWP:[1134]

Congreso Mundial de Bibliotecas e Información
IFLA 2014

Del 16 al 22 de agosto en Lyon, Francia.

Bajo el lema Bibliotecas, ciudadanía y sociedad: confluencia hacia el conocimiento se está celebrando en la ciudad francesa de Lyon el encuentro anual de IFLA.

El acceso a la información y a las bibliotecas son fundamentales para el desarrollo y mejora la calidad de vida de las personas. En este sentido IFLA ha hecho pública la Declaración de Lyon sobre el Acceso a la Información y el Desarrollo que esboza la necesidad de que el acceso a la información sea reconocido en el marco de desarrollo posterior a 2015 de las Naciones Unidas que sucederá a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y establecerá la agenda de desarrollo para la próxima década.

Monográficos leer.es
Publicaciones

Aquí se recogen todos los monográficos de leer.es que se han divulgado con la revista Escuela: leer es investigar, leer es navegar, leer es crear... ¡No te los pierdas!

IDWP:[8887]